5 Consejos para ahorrar luz en casa

No es ninguna novedad que el precio de la luz ha ido subiendo a lo largo de los últimos años hasta alcanzar los máximos históricos. Esto hace que muchas personas se preocupen cada vez más sobre el coste de la electricidad y cómo ahorrar en la factura de la compañía eléctrica en casa.

Tanto el invierno como el verano son un desastre para nuestros bolsillos. En invierno, la calefacción hace subir el coste de nuestras facturas en los meses más fríos. Pero también en verano, es cuando el aire acondicionado genera mayores costes ya que la demanda es muy grande y los precios de la luz aumentan.

Lo cierto es que a todos los gastos, además del alquiler o, en caso de compra, la hipoteca, se suman las facturas de agua, luz y gas y eso impide ahorrar a final de mes. Por eso en este artículo te damos algunos consejos sobre cómo ahorrar energía en casa y pagar menos en la factura de la luz.

1. Regula la temperatura del aire acondicionado

Todos sabemos que el calor es sofocante, especialmente en las ciudades del sur, donde el calor se combina con la humedad y se hace aún más agobiante. Pero no te dejes llevar por la desesperación.

Si quieres ahorrar electricidad con el aire acondicionado es mejor que no bajes la temperatura de 23 grados. Si bajas la temperatura de tu aire acondicionado de 21 grados el gasto aumenta exponencialmente y corres el riesgo de aumentar los costes y tener que pagar más a la compañía de luz.

2. Comprueba la instalación eléctrica de tu vivienda

Además del consumo de verano, también es importante prestar atención a lo que se paga por la energía durante los demás meses del año. 

Por eso si has recibido una factura de electricidad demasiado alta te recomendamos llamar a un electricista profesional que analice la instalación eléctrica de tu vivienda y compruebe que los calentadores están en buen estado y si los aparatos eléctricos están en buenas condiciones.

3. No dejes los electrodomésticos enchufados todo el tiempo

Probablemente muchos de nosotros dejamos conectados muchos aparatos eléctricos durante un largo periodo de tiempo innecesariamente, incluso durante la noche. Si quieres ahorrar dinero en tu factura de la luz, intenta cambiar este hábito.

Para ahorrar electricidad siempre es aconsejable desenchufar todos los electrodomésticos que consumen energía mientras no se están usando y por lo tanto gastan algunos kilovatios que nos hacen perder dinero. Nos referimos a los cargadores para móviles, televisores, aparatos de música, etc.

4. Apaga siempre las luces

¿Cuántas veces nos han gritado nuestros padres cuando hemos dejado las luces encendidas? ¡Miles de veces! Algunas personas todavía no han perdido la costumbre y dejan la luz encendida cuando cambian de habitación o incluso cuando salen de casa.

Si bien es cierto que las bombillas led actuales tienen un consumo energético mucho menor que las antiguas bombillas de filamento incandescente, debemos evitar dejar las luces encendidas en las habitaciones donde no vamos a estar. En definitiva todo va sumando y si queremos ahorrar luz en casa este es un buen consejo que hay que tener en cuenta.

5. No uses el aire acondicionado si no estas en casa

Aunque no es habitual, hay personas que dejan el aire acondicionado encendido cuando salen para hacer un recado rápido o lo encienden a través del wifi antes de llegar a casa del trabajo para encontrarse la temperatura perfecta.

Si quieres ahorrar electricidad y pagar menos luz definitivamente esto es algo que debes evitar. Si la casa está bien aislada, se mantendrá fresca y no es necesario dejar el aire acondicionado encendido al llegar a casa.

Lo mismo ocurre con la calefacción en invierno, no tiene sentido dejar la calefacción encendida mientras estamos fuera de casa, ya que aumentará el consumo enormemente. Si se ha calentado antes de salir, puede estar seguro de que seguirá estando caliente cuando vuelva si su casa está bien aislada.

En conclusión

Ya sabemos que es posible ahorrar en la factura de la luz en casa. Sólo hay que prestar un poco de atención a dónde tenemos las mayores pérdidas económicas para ver cómo podemos reducir estos costes.

No dejes el aire acondicionado o la calefacción encendidos si no estás en casa, ni las luces de las habitaciones que no estas usando. Aunque son cosas aparentemente sencillas, sin duda te ayudarán a ahorrar consumo energético y dinero.

Artículos relacionados