Cómo hacer una mudanza a una casa más pequeña

Si te vas a mudar a un piso o una casa más pequeña que tu hogar actual, estos consejos te ayudarán a conservar lo más importante y a ordenar tu nueva vivienda lo más rápido posible.

Hacer una mudanza suele ser un momento agridulce. Cambiar de casa es emocionante, pero a la vez un poco triste por dejar un hogar lleno de recuerdos. Además, el cambio se complica si te vas a mudar a un lugar más pequeño porque no tendrás espacio suficiente para llevarte todas tus posesiones.

¡Pero puedes aprovechar esta situación a tu favor y darle un cambio a tu vida! Deshazte de todo lo que no utilizas y llévate a tu casa nueva solo lo necesario y solo aquello que tenga valor realmente y te sentirás como en casa.

Aquí te presentamos tres pasos para mudarse a una casa más pequeña sin sacrificar tus pertenencias más importantes.

1. Calcula el espacio que vas a tener en tu nueva vivienda

Haz una visita a tu nueva casa y toma las medidas de las habitaciones y lugares de almacenamiento, muebles, armarios, etc. Esto te servirá para saber lo que te puedes llevar y lo que no a la nueva vivienda. Es mejor ser prudente con el espacio que demasiado optimista.

Para decidir qué vas a llevarte a tu nueva vivienda y de que te vas a deshacer hazlo detenidamente habitación por habitación. Esta tarea puede ser un poco tediosa y complicarse si intentas hacerlo todo a la vez. Lo mejor es hacerlo sin prisa así que empieza cuanto antes y para no agobiarte haz un poco cada día.

Empezar por los muebles es lo más aconsejable. Pasar de más grande a más pequeño te ayudará a calcular mejor cuanto espacio tienes disponible. Imagina que después de clasificarlo todo te quieres llevar una estantería con la que no contabas desde el principio ¡Tendrás que volver a reorganizar toda la mudanza!

2. Clasifica y haz limpieza entre tus pertenencias

¿De verdad crees que vas a usar algún día esa camisa que no te pones nunca? Si, esa que llevas guardando en el armario cinco años por si vuelve a ponerse de moda. Si no la has usado durante el último año, lo más probable es que no te la pongas nunca más así que lo mejor será deshacerte de ella.

Aprovecha que estás de mudanza y quítate de encima todos los objetos que tengas duplicados. Por ejemplo ¿tienes vasos, copas y varios juegos de vajillas que no utilizas? Seguramente siempre usas los mismos, ¿verdad? Este el momento perfecto para hacer limpieza de estos objetos inútiles.

preparar mudanza

Según vayas haciendo un inventario de tus pertenencias, tienes que ir clasificando con una política estricta. Ordena tus cosas sólo en dos grupos: SI o NO. No hagas un tercer grupo ‘Tal vez’. Si no lo tienes claro, seguramente ese objeto debe ir en la categoría ‘NO’. Todo lo que clasifiques como ‘Tal vez’ al final será un ‘NO’ y será un trabajo que te hará perder tiempo más adelante.

Una vez que ya tengas todas tus pertenencias clasificadas es el momento de decidir qué hacer con las cosas que no vas a llevarte en la mudanza, las cosas del grupo ‘NO’. Toda esa pila de objetos sin uso que has estado acumulando durante años ya no te van a hacer falta en tu nueva casa.

Si están en buen estado puedes regalárselos a tus amigos o familiares. Y si tienes tiempo puedes intentar venderlo todo a través de páginas o apps de segunda mano para conseguir algo de dinero que te vendrá bien para pagar el traslado a tu nuevo hogar.

También puedes optar por donar la ropa, muebles, electrodomésticos y otros objetos a organizaciones benéficas sin ánimo de lucro de tu localidad. Lo que creas que no puede ser reutilizado por otra persona o está deteriorado deposítalo en un contenedor para reciclar.

3. Cómo conservar las fotos y los recuerdos durante una mudanza

¿Cuándo fue la última vez que miraste los álbumes de fotos? Hoy en día estamos acostumbrados a usar las pantallas de ordenador y los móviles para ver fotos y los álbumes pueden ocupar mucho espacio. Puedes digitalizar tus fotografías para hacer más fácil la mudanza a un piso más pequeño. Con todas las imágenes digitalizadas será más fácil compartirlas con los amigos y la familia.

Haz fotografías de tu casa actual antes de la mudanza y de los objetos que sean especiales, pero que no vas a tener espacio en tu nueva casa para colocarlos. Así podrás conservar las fotos como recuerdo. Puedes dar estos objetos tan preciados a tus padres, hijos, nietos o amigos más cercanos. A ellos les encantará el regalo y a ti te alegrará saber que están en buenas manos.

Hacer una mudanza a un piso más pequeño que tu casa y encargarte de prepararlo todo puede ser un proceso estresante. Encontrarás objetos personales que no veías desde hace años y tendrás que decidir qué hacer con ellos. Decide con calma mientras recuerdas el pasado, pero ten en cuenta las limitaciones de espacio en tu nueva vivienda.

Llévate en el traslado sólo lo que es verdaderamente valioso y prescinde de lo innecesario o lo que puedas volver a comprar más adelante con tranquilidad. Y sobre todo no te agobies ¡Imagínate la sensación que tendrás cuando hayas terminado la mudanza y estés disfrutando de tu nuevo hogar!

Crédito fotos: freepik.es