¿Qué es el coworking y cuáles son sus ventajas?

El coworking se ha convertido en los últimos años en una alternativa a trabajar desde casa y a alquilar una oficina tradicional. Los espacios de coworking ofrecen flexibilidad, oportunidades de establecer contactos con otros emprendedores o startups y, para algunos, un aumento de la productividad.

En lugar de trabajar a distancia en oficinas o lugares distintos, los autónomos, los teletrabajadores y otras personas que tienen la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar comparten un entorno de trabajo. Esto puede ser de forma ocasional o por horas regulares, a media jornada o a tiempo completo, según tus necesidades.

En esté artículo veremos qué es el coworking, cuáles son las ventajas de estos espacios para emprendedores y cuánto cuesta alquilar un puesto de trabajo.

¿Qué son los espacios de coworking?

Un espacio de coworking puede ser un espacio de trabajo dentro de una cafetería, pero también puede ubicarse incluso dentro de la casa o el loft de alguien. La idea básica es que los trabajadores se reúnan en un espacio compartido para disfrutar de una mayor productividad y un sentido de comunidad.

Generalmente el coworking es un término utilizado para describir una empresa u organización que está comprometida con el amplio concepto de economía colaborativa. Estos lugares ofrecen un espacio de trabajo dinámico a aquellas personas que prefieren trabajar donde, cuando, y como quieran, evitando el alquiler de una oficina.

La relación de un espacio de coworking con sus miembros se basa principalmente en los valores que impulsan el movimiento de la colaboración, y está en contraste directo y deliberado con la opción tradicional basada en el alquiler de un espacio completo a un propietario.

Esto puede ser confuso porque el coworking puede tener lugar en lugares como oficinas de alquiler e incubadoras, pero estos son cosas muy diferentes de los espacios reservados para el coworking.

A veces se da por sentado que el coworking es algo reservado exclusivamente a las personas que inician empresas tecnológicas o startups, nada más lejos de la realidad. A veces se ve solo como una forma un poco más cómoda de alquilar un espacio, pero no lo es.

El movimiento de coworking es una reunión descentralizada de personas que se adhieren a los valores del concepto de coworking. Se trata principalmente de un grupo de discusión, y aunque suele haber líderes naturales en este movimiento, no hay estructuras de poder formales. Las personas que participan en el movimiento coworking dan forma a su futuro a través de una modalidad innovadora con muchas ventajas sobre el sistema tradicional.

¿Cuáles son las ventajas del coworking?

Más allá de la idea de crear espacios de trabajo productivos, los espacios de coworking se construyen en torno a la idea de desarrollo comunitario y sostenibilidad. Estos espacios de trabajo compartidos aceptan respetar los valores establecidos por quienes desarrollaron el concepto en primer lugar: colaboración, desarrollo, comunidad, sostenibilidad, innovación y accesibilidad.

Quizá el aspecto más atractivo del coworking sea el entorno creativo y el sentido de comunidad de profesionales con ideas afines. Si eres una persona que trabaja desde casa y echas de menos las relaciones con otros compañeros de oficina, o pequeños detalles tan sencillos como saludar al comienzo de la jornada o tomar un café juntos, un espacio de coworking ofrecería estas ventajas al tiempo que te permite mantener tu libertad como autónomo.

Trabajar en un coworking también puede ayudarte a evitar las distracciones que se producen al tener la oficina en casa. Las personas que tienden a trabajar mejor junto a otras personas podrían beneficiarse especialmente del coworking.

Otra ventaja de estas oficinas o espacios de trabajo compartidos para los autónomos y emprendedores es su potencial para crear nuevas redes y relaciones laborales. Las personas que conozcas en un espacio de coworking pueden estar buscando los servicios que ofreces o pueden ser excelentes colaboradores de tu empresa.

Por último, algunos espacios de coworking ofrecen servicios complementarios como cafetería repletas de aperitivos y bebidas, internet de alta velocidad, impresoras, salas de reuniones e incluso sofás y otros lugares para tomarse un descanso. En lugar de utilizar Starbucks como oficina, es mejor acudir a un espacio de coworking para aumentar tu productividad y conocer a otros emprendedores.

¿Cuánto cuesta alquilar un espacio de coworking?

La mayor desventaja del coworking es que no es gratuito. Sin embargo, sigue siendo más barato que alquilar una oficina propia.

El precio de los espacios de coworking varía según la modalidad elegida, que puede ser de horas sueltas, días o meses completos. Por ejemplo en Madrid cuesta alquilar un puesto de coworking entre 150 y 300 euros al mes, entre 25 y 30 euros por día y entre 5 y 10 euros la hora dependiendo de los servicios que ofrece cada espacio.

En algunas ciudades existen espacios de coworking gratis promovidos por los ayuntamientos para ayudar a la creación de nuevas empresas, aunque suelen tener plazas limitadas y es necesario presentar un proyecto de empresa.

Otra desventaja del coworking es que puedes experimentar el mismo tipo de distracciones que cuando trabajas en una oficina: interrupciones de otros compañeros, ruidos y una menor privacidad que trabajar en una oficina propia o desde casa. Antes de entrar en un coworking, debes pensar en tu estilo de trabajo y tu personalidad.

El coworking y la creación de una comunidad emprendedora

Cuando la mayoría de la gente piensa en el coworking en comparación con otros tipos de oficinas, piensa en el sentido de comunidad que tienen estos espacios. Aunque muchos espacios de coworking gozan de un sentido de comunidad, no siempre es así.

En realidad, hay dos tipos principales de culturas para los espacios de coworking que se centran en un ambiente comunitario y los espacios que fomentan un ambiente más corporativo.

Los espacios con ambiente comunitario son los que fomentan la colaboración y acogen eventos. Pueden ser espacios que atraigan a todo tipo de miembros o que atiendan a un nicho específico, como por ejemplo mujeres emprendedoras o personas interesadas en un sector empresarial concreto como por ejemplo la creación de videojuegos. 

Por el contrario, los espacios de carácter más corporativo se centrarán más en el espacio de trabajo que en la creación de una comunidad. La comunidad puede venir después del diseño del espacio. En lugar de centrarse en un aspecto de la comunidad, la empresa de coworking se limitaría a crear un espacio atractivo que cuente con los servicios y comodidades más importantes para sus miembros.

Invertir en un espacio de coworking

El coworking puede significar un lugar donde trabajar junto con otras personas y ser más  productivo, pero para otras personas es una oportunidad de negocio. Obtener grandes beneficios en los espacios de coworking es difícil, pero con un plan de negocio bien pensado es totalmente posible obtener un rendimiento aceptable de este tipo de inversión.

Para sacar el máximo partido al coworking como negocio, es necesario tener algunos conocimientos empresariales generales o contar con alguien en tu equipo que los tenga.

Hay que saber qué busca la gente y ser capaz de atraerla al espacio. Como propietario de un negocio de coworking, también tienes que estar atento a los posibles problemas para poder resolverlos antes de que surjan, al igual que harías con cualquier otro negocio.

El coworking dentro del sector inmobiliario

Un último aspecto a tener en cuenta para entender mejor lo que significa el coworking es su conexión con el sector inmobiliario. Con el auge del coworking, el sector inmobiliario también está cambiando, ya que los trabajadores autónomos exigen cada vez más flexibilidad.

Algunos ven el coworking como una inversión a prueba de burbujas. Los propietarios de las oficinas y las empresas que gestionan los espacios de coworking pueden trabajar juntos para crear una situación en la que ambos grupos salgan ganando, ofreciendo las características que los miembros de estos espacios demandan sin las cargas asociadas a los contratos de alquiler a largo plazo.

Aunque algunos propietarios diversifican sus activos abriendo espacios de coworking, a muchos les resulta más fácil encontrar clientes para explotar estos espacios porque cada parte puede centrarse en sus respectivas especialidades de forma mutuamente beneficiosa.