¿Qué es mejor hipoteca fija o variable para comprar una vivienda?

¿Vas a comprar una casa o un piso y estás buscando financiación? ¿Quieres saber cuáles son las diferencias y qué tipo de hipoteca es mejor fija o variable?

Es normal tener dudas antes de firmar un préstamo hipotecario con una entidad financiera. La compra de una vivienda es una de las decisiones más importantes en la vida y las condiciones que ofrecen los Bancos y del sector inmobiliario varían continuamente, por lo que es difícil mantenerse al día.

Para que puedas escoger la mejor opción según tu situación personal en este artículo te explicamos las principales ventajas, desventajas y diferencias entre una hipoteca con interés fijo, una hipoteca con interés variable y una hipoteca mixta.

Actualmente, ¿Es mejor hipoteca fija o una hipoteca variable?

Para saber si para ti es mejor una hipoteca fija o variable debes tener en cuenta tus circunstancias personales, como por ejemplo tu estabilidad económica, pero sobre todo tu tolerancia al riesgo.

En principio ninguna de las dos opciones se puede considerar mejor que la otra, ambas tienen sus pros y sus contras.

Antes de decidirte por un préstamo hipotecario de interés fijo o un préstamo hipotecario de interés variable para comprar una vivienda debes conocer las diferencias y las ventajas y desventajas de las dos opciones.

¿Qué diferencia hay entre una hipoteca a tipo fijo y otra variable?

Las hipotecas fijas y las hipotecas variables se diferencian principalmente en el tipo de interés que se aplica en el préstamo hipotecario, pero también hay diferencias en las condiciones de contratación entre ambas opciones.

Tipo de interés

En la hipoteca variable el tipo de interés está compuesto por un índice de referencia (Euribor habitualmente) y una parte fija o diferencial. Por lo tanto, la cuota que hay que pagar puede subir o bajar según la variación del índice de referencia.

En la hipoteca fija durante se aplica siempre el mismo tipo de interés, con lo cual la cuota se mantiene durante toda la vida del préstamo hipotecario. Esto implica que el cliente prestatario conoce previamente el importe de todas las cuotas que va a tener que pagar hasta que termine el préstamo.

Normalmente los Bancos aplican a las hipotecas fijas un tipo de interés más alto que a las hipotecas variables, por esto las cuotas de las hipotecas variables son más bajas al principio. Pero si sube el índice de referencia durante la vida del préstamo es posible que la cuota supere a la que ofrecía la entidad financiera en la hipoteca fija.

Plazo de devolución

Esta otra de las diferencias entre los dos tipos de préstamos hipotecarios. Las entidades financieras exigen un plazo de devolución más corto en las hipotecas con tipo de interés fijo y permiten un plazo más amplio para pagar las hipotecas con tipo de interés variable.

Esto hace que el importe de las cuotas pueda variar enormemente entre una modalidad y otra ya que está directamente relacionado con el plazo de amortización.

Cuotas

Como hemos comentado anteriormente, la hipoteca variable permite un plazo de amortización mayor por lo que cabe la posibilidad de contratar el préstamo hipotecario pagando cuotas de menor importe respecto a la hipoteca fija.

Por otra parte, en la hipoteca de tipo fijo las cuotas permanecerán constantes durante toda la vida del préstamo. Por esto, aunque al principio pueda ser un producto financiero más caro que la hipoteca de tipo variable, a largo plazo aporta mayor seguridad y protege de posibles subidas del índice de referencia.

Del mismo modo, la hipoteca variable ofrece la posibilidad de beneficiarse de posibles bajadas futuras del índice de referencia, lo que rebajaría la cuota a pagar. Normalmente los Bancos suelen revisar el tipo de interés de las hipotecas variables cada seis meses para actualizar la cuota teniendo en cuenta el valor de índice hipotecario aplicado.

Ventajas de la hipoteca variable

  • Cuotas más bajas debido a la situación actual del Euribor.
  • Posibilidad de un plazo de devolución mayor de hasta 40 años.
  • Menos comisiones, más baratas y con menos vinculaciones en general.

Desventajas de la hipoteca variable

  • Importe de las cuotas variables debido a la variación del Euribor, IRPH u otro índice hipotecario aplicado.
  • Inseguridad a largo plazo. Debido a la variación del índice las cuotas pueden bajar o pueden subir haciendo inasumible el pago de la hipoteca.
  • Cuotas más altas los primeros 12 o 24 meses si la entidad financiera ofrece las hipotecas de este tipo aplicando un interés inicial fijo más alto.

Ventajas de la hipoteca fija

  • Cuota fija durante toda la vida del préstamo hipotecario.
  • Seguridad a largo plazo. Al no variar las cuotas se puede calcular con precisión cuánto va a suponer el importe total de la hipoteca.
  • Intereses relativamente bajos en la actualidad en comparación con épocas anteriores.

Desventajas de la hipoteca fija

  • Mayores intereses a largo plazo si los índices de referencia que se aplican a las hipotecas variables no suben.
  • Mayor comisión al hacer una amortización anticipada respecto a las hipotecas de interés variable.
  • Mayor comisión de apertura en comparación con un préstamo hipotecario de tipo variable.

Conclusión final

La hipoteca fija es la mejor opción para ti si:

  • Valoras la seguridad de pagar siempre la misma cuota mensual.
  • No necesitas un plazo de devolución de más de 30 años.
  • Te quieres proteger ante una posible subida de los tipos de interés.
  • No tienes previsto amortizar anticipadamente la hipoteca.

La hipoteca variable es la mejor opción para ti si:

  • Prefieres pagar una cuota más baja al principio.
  • Necesitas un plazo de devolución mayor.
  • No crees que los tipos de interés van a subir a largo plazo.
  • Tienes previsto amortizar anticipadamente el préstamo hipotecario.

Y cuando interesa una hipoteca mixta

Este tipo de préstamo hipotecario combina los beneficios de las hipotecas variables y las hipotecas fijas, aunque no suele resultar muy atractiva en la mayoría de los casos.

Según el portal Idealista se suele contratar un préstamo hipotecario mixto en el 8% de los casos aproximadamente, en comparación con el 59% de las hipotecas variables y el 33% de las hipotecas fijas.

El mayor inconveniente que tienen las hipotecas mixtas es que no te permiten aprovechar la baja cotización actual del Euribor y además al aplicarse un interés variable a largo plazo no ofrecen la estabilidad de las hipotecas de tipo fijo.

La principal ventaja que ofrecen las hipotecas mixtas es que el diferencial que se aplica es menor respecto a las hipotecas fijas, por lo que ofrecen mucha flexibilidad al prestatario.

La hipoteca mixta es la mejor opción para ti si:

  • Quieres pagar al principio una cuota fija y con un interés menor que las hipotecas fijas (Durante 10 años aproximadamente).
  • Tienes previsto amortizar anticipadamente el préstamo hipotecario para evitar posibles subidas del Euribor cuanto se te aplique el interés variable.